A qué temperatura poner el aire acondicionado si quieres ahorrar

Eva
Eva

La climatización de tu vivienda, te permite gozar de una temperatura agradable durante todo el año. En la actualidad, los sistemas de aire acondicionado pueden funcionar tanto en verano para bajar la temperatura como en invierno para que tengas un ambiente cálido.

No obstante, el sistema de climatización es uno de los equipos que más consume electricidad y por tanto impacta sobre la factura de la luz. Se estima que en España en promedio, el uso del aire acondicionado durante el verano puede representar un gasto mensual entre 50 hasta 100 euros, según el número de habitaciones climatizadas.

Para estar cómodos en los meses más calurosos y fríos, hay algunos trucos que te pueden ayudar a disminuir el consumo energético. Así no tendrás que hacer gastos excesivos y gozar de una temperatura adecuada en casa todo el año.

¿Cómo ahorrar sin renunciar al aire acondicionado?

A fin de que no te sorprendas con un alto consumo eléctrico por utilizar el aire acondicionado, hay algunos consejos que puedes seguir para ahorrar. No tienes que renunciar a la climatización de tu vivienda ni tener que pagar facturas muy altas.

  • Lo más conveniente es instalar equipos que cuenten con un lector de termostato, para que puedas controlar la temperatura exacta. Además, cuando lo instales hazlo en sitios frescos a fin de evitar la condensación de humedad que afecte el rendimiento del equipo.
  • Cuando elijas tu aire acondicionado, revisa la etiqueta energética y dale preferencia a aquellos más eficientes. Los mejores son los que cuentan con motores inverter, con gran capacidad de ahorrar energía y aunque son un poco más costosos, la inversión se recupera en poco tiempo.
  • Coloca algunos elementos que te ayuden a reducir la temperatura dentro de la vivienda de forma pasiva. Entre estos se encuentran toldos o persianas que pueden ayudar a reducir el consumo hasta en un 50%.
  • Ventila las habitaciones climatizadas todos los días al menos durante 10 minutos cada mañana y durante la noche. Así lograrás que se despeje el calor que pueda quedar concentrado en el interior.
  • Nunca coloques el aire acondicionado en un sitio en el que reciba incidencia directa del sol. Esto hará que aumente la temperatura y el equipo puede llegar a recalentarse y tener un mayor consumo.
  • Utiliza el aire acondicionado de forma inteligente y si tu equipo lo permite, prográmalo para apagarse durante las horas más frescas del día. Igualmente, haz esto durante el invierno en los momentos más cálidos.
  • Mantén las habitaciones climatizadas adecuadamente aisladas, a fin de evitar que el aire frío o caliente pueda escaparse. Para esto, comprueba que las puertas y ventanas no tengas zonas de escape y se mantengan cerradas durante el uso del equipo.
  • Un factor clave para que tu equipo consuma menos es que le hagas el mantenimiento rutinario. Debes limpiar los filtros de forma periódica así como realizar una limpieza integral por parte de un profesional.

Temperatura ideal del aire acondicionado en verano

Un error muy común que se comete al utilizar el aire acondicionado es colocar una temperatura muy baja durante el verano. Si haces esto, el equipo tendrá que trabajar más para compensar la diferencia con la temperatura ambiental.

Toma en cuenta que por cada grado que disminuyes la temperatura en verano, el consumo energético aumenta en un 8%. Así que lo ideal es colocar el aire acondicionado a una temperatura de 24 °C, que te brindará una agradable sensación de confort con un consumo moderado.

Temperatura ideal del aire acondicionado en invierno

Durante el invierno la intención es lograr una temperatura que sea confortable, sin hacer excesivamente cálida la habitación. Al igual que en verano, en este caso cada grado que se aumente, se refleja en un mayor consumo.

Se recomienda mantener la temperatura del aire acondicionado entre los 18 a 21 °C en la época de frío. Si sientes que está un poco fresco, lo puedes resolver utilizando ropa cálida y así aumentar tu temperatura corporal.

¿Qué sistema de aire acondicionado es el más rentable?

Un aire acondicionado funciona como un circuito, donde se extrae el aire caliente de una habitación para enfriarla. Cuando se utiliza para dar calor, se invierte el proceso y el aire caliente se introduce en el área que se quiere calentar.

Para esto, los aires acondicionados cuentan con una unidad exterior conocida como compresor y la interior es el evaporador. Entre las dos unidades se intercambian fluidos y pueden ser aire-aire, aire-agua, agua-agua o agua-aire.

Al momento de instalar tu aire acondicionado te recomiendo acudir a Tsclima, empresa enfocada en lograr la mayor eficiencia energética en sus sistemas de climatización. Además, te brindan asesoría sobre el tipo de aire acondicionado que más te conviene para lograr el máximo ahorro de dinero y energía.

Los distintos tipos de aire acondicionado, pueden funcionar con dos sistemas básicos y su consumo de energía puede variar. En todos los casos funcionan con cualquiera de los sistemas de intercambio anteriormente mencionados:

Bomba de calor

Una bomba de calor es básicamente un equipo capaz de transportar el calor de un ambiente determinado a otro. Como ya vimos anteriormente, los medios entre la unidad exterior e interior pueden variar y utiliza un refrigerante que pasa de estado gaseoso a líquido en función de la temperatura ambiental.

Las bombas de calor tienen la capacidad de ser reversibles y pueden ser utilizadas tanto para calentar como enfriar una vivienda. Si se instalan con la capacidad adecuada, pueden ayudarte a ahorrar hasta un 50% del consumo eléctrico.

Bomba aerotérmica

El mundo de la climatización ha venido evolucionando hacia sistemas cada vez más eficientes y ecológicos. Este es el caso de las bombas de calor aerotérmicas que funcionan con un sistema aire-aire o aire-agua.

Este tipo de bombas de calor toma la energía del aire exterior para funcionar y por tanto su consumo de energía es muy bajo. Las mismas se pueden utilizar para el verano, invierno y hasta para calentar el agua de la casa, mediante un sistema llamado aerotermia.

Las bombas aerotérmicas no producen ningún tipo de emisión de CO₂ al ambiente y con su uso no requieres instalar calderas para calentar el agua. Además, tienen una alta eficiencia energética, considerándose que su consumo es hasta 40% menor al de otros sistemas de climatización.

Debido a que la bomba de calor es reversible, funciona tanto en invierno como en verano y se puede acoplar a radiadores, suelos radiantes y al sistema de agua doméstica. Su instalación suele ser bastante sencilla, porque solo se debe conectar la bomba de calor a la energía eléctrica y cuenta con una unidad exterior y una interior.

De toda la energía que produce este sistema, solo un 25% proviene de la electricidad y por esto se considera el sistema de climatización más eficiente. Su coste de instalación puede ser un poco alto aunque se compensa en poco tiempo, siendo más rentable en casas de gran tamaño.